Aliados Amasa

Nuestros panes están en tu mesa, y en estas mesas:

 

Maduk (C/Cristo, 16. Majadahonda, Madrid)

Maduk,cocina mediterránea en toda su expresión. Cocina liberada de ataduras, de reglas, de conceptos.


Madera 144 (Avenida de la Victoria 144. El Plantío, Madrid)

Madera restaurante es un lugar de encuentro, para los amantes de la alta gastronomía .
Un espacio único y exclusivo, con una decoración diferente, donde poder disfrutar de una experiencia gastronómica única.


El Club Allard (C/Ferraz, 2. Madrid)

Inaugurado en 1998 como club privado, El Club Allard conserva su aire selecto, desde que en 2003 se abrió al público general. A partir de entonces, se ha erigido en uno de los templos gastronómicos más importantes de Madrid.


Museo del Romanticismo (C/San Mateo 13. Madrid)

Palacio del s. XVIII con pinturas y mobiliario de la época romántica, además de una cafetería en el jardín.


Rebel Café  (C/Ponzano, 90. Madrid)

Café de especialidad. Repostería casera.

rebel_cafe


Biomenú  (Villanueva del Pardillo. Madrid)

Nuestras prioridades son: cuidar de tu alimentación y hacerte la vida más fácil respetando al tiempo el equilibrio del planeta.


España en la Mesa (C/Guzmán el Bueno 82, Madrid)

Tienda sobre Gastronomía española, cestas y regalos


Rómola (C/Hermosilla, 3. Madrid)

Todo el placer, nada de culpa. Restaurante donde todos sus platos están diseñados por nutricionistas.

Una propuesta gastronómica con la que no tienes por qué renunciar ni a la salud ni a la belleza: las recetas son hipocalóricas (en la carta se detalla el volumen de calorías de cada plato), sin azúcares añadidos, grasas trans ni harinas refinadas. Un concepto de restauración que trasciende lo gastronómico para jugar con mundos cercanos a la belleza, la moda, la arquitectura o el arte. 100% placer y 100% salud y belleza.


 

Skina (C/Adúar 12, Marbella)

En Skina se esfuerzan a conciencia para trasladarte nuestra pasión, confeccionando una experiencia completa a través del producto y materia prima local. Saboreando desde el mar hasta el monte malagueño, pasando por las angostas e históricas calles del casco histórico marbellí, impregnadas de historia y costumbres de Andalucía.